El regreso de Arrested Development

La vuelta de AD ha sido larga e impredecible. Luego de 7 años de incertidumbre y coqueteo constante con una supuesta película, el fan de la serie podrá justificarle a sus allegados con 15 nuevos episodios que verán a través de Netflix desde el 26 de Mayo, la razón del fanatismo absurdo que genera la familia Bluth en ellos.  La brillante serie creada por Mitch Hurwitz, producida y narrada por el gran Ron Howard y protagonizada por el más impecable elenco que pudiera tener una serie de este calibre encabezada por Jason Bateman, Michael Cera, Will Arnett, Jeffrey Tambor, Jessica Walter, Tony Hale,  Portia de Rossi, David Cross y Alia Shawkat, tiene un segundo round para terminar de noquear a la audiencia que los espera con tantas ansias, esta vez en otro terreno.

Solo un concepto de servicio televisivo de corte web como Netflix es capaz de estar a la altura de la forma de consumir una serie tan compleja y tan inteligente como lo es AD, que luego de estrenarse en 2003, ganar varios Emmys, un Golden Globe y ser alabada por la crítica especializada, la brillante serie es cancelada 3 años después debido a los bajos ratings. En otras palabras, no era el momento de Arrested.

Pero… ¿Cuál es el alboroto sobre el estreno de una serie que duró tan poco y se canceló hace tanto? Sencillo. El 2013 parece ser un número suficientemente futurista como para pensar que el público está preparado para abrazarla tal como si hubieras abandonado a un hijo súper dotado a la calle. Otra cosa que ha alimentado la espera de la serie es Internet. Pareciera ser que su cancelación hizo que tomara mucha más fuerza, arropada cada día que pasa con un denso manto que dice “comedia de culto”, que ha logrado incluso que se vendan más de 3 millones de copias en DVD de la serie.

La cancelación tiene su lado comprensible también.  Arrested está escrita de una manera muy particular y no es sencillo ‘agarrarle el hilo’, por esto la interrogante principal: ¿Tendrá Arrested un espacio en la nueva década? Eso lo sabremos el 26 de Mayo.

Mi historia y papel en este escrito comienza con una simple llamada telefónica: “Ignacio, ¿tú sabes qué es Arrested Development?”. Curiosamente es la misma pregunta que yo le hacía a todas mis amistades con cierta regularidad desde el 2004, con un tono de arrogancia, claro está, ya que AD para mí era un tesoro demasiado brillante para ser disfrutado por todos. De hecho, Arrested es para mi, un padre biológico de humor televisivo. Yo fui criado por AD.

Después de explicar eso, vino la propuesta: “Nos gusta tu perfil para enviarte a Los Ángeles a conversar con el elenco y escribir algo sobre ello. ¿Te animas?”. Mi vida está plagada de promesas de este estilo que nunca se dan, así que por primera vez dije un “sí” bastante emocionado, pero muy protegido. Esto era como muy bueno para ser real. Poco sabía que en semana y media de esa llamada telefónica estaría en Los Ángeles.

Cada segundo que pasaba estuve esperando la desilusión. Sigo pensando que es demasiada coincidencia que me hayan considerado a mí, entre todas las personas que podían hacerlo de distintas formas (o incluso que ya lo han hecho antes), para hacer esta misión. ¿Conocer a los actores que materializan la serie que coloreó más mi criterio y hablar de la vuelta de esa familia que tanto me ha dado? Era mucho, pero así fue.

Antes de irme se me planteó la posibilidad de entrevistar ‘cara a cara’ a ciertos actores que yo escogiera. “Intimidante” se queda corta como palabra. Automáticamente me fui con los que eran más adecuados a mis interrogantes sobre la serie: “Me gustaría Arnett, Cera, David Cross y Bateman, claro”. Como si se tratara de helado. “Ya veremos qué podemos hacer”, fue la respuesta que me dieron. Dos días después me entero que Michael Cera y David Cross me darían 10 minutos para hablar. Solos. Como diría un gran señor de bigotes que le encanta comer carne y hablar mucha paja: “Chúpate esa mandarina”.

Mi emoción sobre el regreso de la serie se vio canalizado a través de diseñar la entrevista que iría dirigida hacia estas personalidades. Armar tus expectativas con respecto a este evento en estas condiciones es realmente un privilegio

Dos aviones me separaban de mi destino final y en ellos afinaba detalles de las preguntas que tenía preparadas. Nunca fue suficiente. De alguna manera mi subconsciente traidor me hace entender que todas mis preguntas son vacías y estúpidas, así que cada segundo antes del esperado momento será para cuestionar mi capacidad de conversación. Saben… lo usual.

Apenas llego a L.A., subo al Sheraton Universal donde me espera la habitación 1211, un lugar listo para recibir al huésped más inseguro del fin de semana (y probablemente de la temporada vacacional). Recibo el primer email con el itinerario y me doy cuenta que la primera entrevista de la mañana para Michael Cera es conmigo a las 9:30 A.M.. La rueda de prensa para medios impresos sería a la 2:00 P.M., y mi espacio con el señor David Cross sería a las 3:50 P.M. Mala noche para creer que vas a dormir.

Son las 9:20 A.M. , y con muy pocas horas de sueño bajo a los “Hospitality Suites” donde está el equipo de Netflix que se encargaría de recibirme (cabe destacar: uno de los equipos de producción y relaciones más amables y atentos que he visto en mi vida). Dos minutos después estoy frente a la habitación donde se hospeda Michael Cera, el actor que interpreta a George Michael, el ingenuo muchacho que en la serie ya se encuentra en la universidad. Cera tiene dos años menos que yo y la única advertencia que me dan es que probablemente él está más nervioso. Lo dudo.

Al entrar me recibe un Cera mucho más desenvuelto de lo que me podía imaginar. Muy simpático y ligero. No pareciera ser una persona que trabaja en películas y televisión. Durante mi investigación me enteré que habla perfecto español y – por supuesto- me dispondría a comprobar eso.

Mi interrogante inicial con los actores de la serie se respondía averiguando el cómo rescataban un personaje que tenía tanto tiempo dormido en ellos. Son 7 años de desuso y no puede ser del todo fácil buscar en el baúl personajes tan complejos. Para los que no saben, en esta oportunidad Cera tuvo un papel como guionista de este evento televisivo y de ahí surgen otras inquietudes.

Esta es mi conversación con Michael Cera.

Como pudieron notar por mi inglés nervioso, el momento que tanto esperé duró 10 minutos que para mí se sintieron horas. Al salir de la habitación (y del peso que cargaba), decidí dedicarle mi tiempo a conocer a las amables personas de Netflix que me recibieron e invitaron. Creo que esto ya lo dije, pero en muy pocas oportunidades había visto un equipo de trabajo tan organizado y tan intensamente activo. Envidiable.

Entre el desayuno y la rueda de prensa – a realizarse al mediodía-, me dan una laptop con audífonos y me presentan el primer episodio de la nueva temporada. Tres semanas antes de su estreno. Un tesoro para mí. Contractualmente no puedo hablar absolutamente nada del capítulo, pero sí puedo decir que se siente como si no hubiera pasado ni un segundo desde el final de temporada en 2006. Dato curioso de este “screening” personal: mientras lo estaba viendo, pude compartir pequeños momentos con Jason Bateman, quien paseaba a su adorable hija, con Portia De Rossi y con David Cross, con quien entablaría una más tranquila conversación a eso de las 4 de la tarde. Pequeños momentos que además, desconcentraban por completo mi atención del episodio, es decir, que mi primera impresión del piloto de esta tardía nueva temporada, se vivió algo así como en 4D.

Con mucho tiempo de sobra (y destruido por el agitado ritmo del día), decidí subir un rato a dormir. Un par de horas después, me dirijo al lugar donde sería la rueda de prensa con el elenco de la serie. Un gran gesto de Netflix que, sabiendo que la rueda de prensa era exclusivamente para medios impresos, decidieron darme un espacio para ir a escuchar lo que la prensa internacional tenía que preguntar y, especialmente, lo que los actores tenían que responder.

Una vez terminada la sesión, me pareció súper amable de parte del cast que no se distanciaran de los periodistas. Estábamos todos bajo las mismas circunstancias, hecho que me llamó mucho la atención.

Eran las 3:40 P.M.,  faltando 10 minutos para mi siguiente entrevista, me llama una de las anfitrionas de Netflix para enviarme a la habitación donde conversaría con David Cross.

Caminando hacia el lugar donde se encontraba Cross la persona que iba conmigo me dice: “[David Cross] ha estado aquí todo el día. Se suave con él.” En mi cabeza solo entró un pensamiento: “Voy a hablar con un malhumorado Cross. Cristo Señor”.

Se abre la puerta y me hacen pasar.

Cross es muy intimidante, por lo menos para mí. Es uno de los comediantes que más respeto y que más admiro, y haber tenido la oportunidad de sentarme con él va más allá de cualquier cosa que pueda desear en el mundo. Comencé haciéndole saber que estaba al tanto de su cansancio y que trataría de hacerlo lo más ameno posible. Su respuesta: “Pues bien, ese es tu trabajo”.

Abrimos la conversación hablando de Venezuela, donde al parecer no lo percibe como un país del tercer mundo sino como uno del “dos y medio” mundo. Hablamos mucho sobre Tobías, de donde viene, hacia donde va y por que no se parece a Michael Jackson.

Pueden escuchar toda mi conversación aquí.

Antes de salir de la habitación, realicé una pequeña jugada que ya tenía planeada:  antes de viajar compré 4 barras de chocolate Del Rey, una de esas pocas cosas de las que podemos presumir los venezolanos en este momento, y al despedirme le regalé una de esas personalmente a Cross. Fue muy agradecido y me lo hizo saber. En su mente, un venezolano extraño que discutió con él si Venezuela era o no un país del tercer mundo, se tomó la molestia de hacerle un regalo tras un largo día de prensa. Eso para mí, significa mucho.

La despedida con el equipo que tan bien me trató fue casi inmediata y me aseguré no quedaran fallos de chocolate venezolano. Si para mí fue un día extremadamente largo para haber hecho 3 actividades tan intensas, no puedo imaginarme lo fuerte que debe haber sido para el crew de Netflix.

De esta manera termina mi increíble viaje a Los Ángeles y al universo de Arrested Development, que estrena su nueva temporada exclusivamente por Netflix este domingo 26 de Mayo. Si no la conoces , te hago una invitación: Arrested Development es una serie en la que nunca dejas de descubrir algo nuevo, y esta nueva temporada nos asegura que tendremos muchos años por delante para ir descubriendo todos sus detalles.  No puedo esperar ni un segundo para disfrutar nuevos episodios del show más innovador y original de las últimas décadas.

Háganlo ustedes también.

Escrito por Ignacio Redondo