Otras formas de terminar la frase “Si amas a alguien, déjalo ir…”

- Si amas a alguien, déjalo ir. Si regresa con una pala, bolsas negras y lleno de sangre, llama a la policía.
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si regresa, hazle saber que te casaste con su papá, así le dejas un trauma a ese desgraciado que te dejó.
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si regresa, jamás le cuentes que lo acosaste por Facebook durante todo el tiempo que se fue (pero guárdale rencor porque sabes que se fue a la playa con la mujercita esa).
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si no regresa, es que tus dudas de si tenía alzheimer eran ciertas.
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si amaneces en una bañera llena de hielo y sin riñones, nunca fue tuyo.
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si se pone mami y comienza a salir con otra gente, suicídate.
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si no puedes dejarlo ir porque perdiste la llave de la puerta del sótano donde lo tienes atrapado, busca a un psicólogo y a un cerrajero
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si regresa y tiene un tatuaje facial, miéntele diciendo que descubriste que eres homosexual y que crees que mejor deberían ser amigos.
– Si amas a alguien, déjalo ir. Si era una muñeca inflable, es probable que un indigente la esté usando de cama mientras lees esto.